<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d14972859\x26blogName\x3dMore+sour+than+sweet\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://sourerthansweet.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sourerthansweet.blogspot.com/\x26vt\x3d-5730850532426626755', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

More sour than sweet

Lo que me pasa entre que salí de la universidad y que decido qué demonios hago.
 

visitas


El tiempo se ha transformado en una variable que me maneja, cuando debería ser precisamente lo opuesto. Las decisiones que uno va tomando van generando compromisos que a veces se transforman en horarios exhaustivos. Después de haber estado en una agencia de publicidad por tres meses -muy entretendo, por cierto-, llegué a una oficina de arquitectura para un concurso, el cuál ganamos, no sin polémica en el medio -no somos un lugar ni de buenos ni malos perdedores -no sabemos perder-, y más que buenos ganadores; puros winners-, y ese resultado permitió que me quedara en la oficina. Al fin metido en el tipo de trabajo "ideal" para el que uno estudia. Al fin dando el paso por el que hay que pasar y resignado que por ahora son pasos los que hay que dar, y no saltos. Aprendiendo harto, y trabajando más. Por ahora las preguntas se quedaron tranquilas en ese campo. Me decían hace poco que a veces me complico de más. Pueden tener razón.
Por otro lado, mucha música, mucha niña de blanco nerviosa, ramos, Raffaellas Carrás, Reggetón, y ponte más reggettón, poco sueño y mucha ojera. Mis amigos alegan que no los veo, y tienen razón. Mi cuerpo me está cobrando sentimientos. Chuck Pallaniuk habla de los "ruidoadictos", que es una manera de decir "silenciofóbicos". Puede que nuevamente me haya metido en un estado silenciofóbico; muchas veces uno se llena de cosas para no tener que hacerse muchas preguntas, o va a un mall el domingo en la tarde para no estar con uno mismo. Estar solo puede ser abrumador -sobre todo los domingos-.
Hace unos días tuve que hacer hora, y decidí ir a ver a una prima. Toqué el timbre, y se sorprendió. La gente ya no se visita sin avisar. Dentro de los 33 minutos de celular que hablamos los chilenos al día, debe haber un gran porcentaje inútil, y dentro de eso decidí deliberadamente no incluirla. Fue tan bueno para los dos, pues yo no quería estar solo y la pillé en un momento en que lo mejor era que estuviera acompañada, y ella estaba justo en el estado en que uno no se anima a llamar a nadie. Las cosas parecen grandes cuando uno no las compara (eso, en un almuerzo en mi casa en día domingo, se prestaría para múltiples y tortuosas lecturas), y una buena visita inesperada puede hacer que uno se descetralize. A fin de cuentas, las visitas programadas o avisadas se parecen más a una cita y uno la concerta o acepta cuando tiene ganas, y por ende no hay sorpresas... pueden ser menos auténticas. Apostaría qe Alfredo Lamadrid lleva de improviso a sus invitados, y por so logra tanta lágrima. Tomás Cox debe de llamarlos con meses de anticipación.
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

At 7:08 AM, Blogger Cuqui said...

Me gustó tu post. Y es que últimamente me ha venido esa desesperación de que el mundo anda demasiado rápido y no alcanzas a hacer lo que querías hacer en su momento.
Es verdad lo que dices de las visitas sorpresa. Ya no ocurren. Las pocas veces que me han visitado así las he agradecido muchísimo, pero no sé por qué, nunca me he atrevido a llegar y tocar un timbre.
Que te vaya bonito en la nueva pega, y trata de dejar un espacio para el silencio, que tambien es bueno.    



At 5:00 PM, Blogger Peblunk said...

Los amigos nunca deberian decirle a uno que es un desaparecido. Siempre cuando alguien me lo dice pienso
"este weon no es mi amigo".
Las visitas improvisadas se dan mas pa la conversa mas pa lo sentimental para decir las cosas correctas. Yo creo que uno debe andar iluminado para llegar y hacer una visita sorpresa.    



At 4:45 PM, Anonymous Anonymous said...

lAMADRID TIENE TODA LA RAZON Y COMO lo QUE HACE EN SU PROGRAMA ES CONVERSAR ESO LLEVA A LA COMUNICACION Y A LA REFLEXION<<<<<<<<<<<<<: DEBEMOS CONVERSAR MAS.VISITARNOS MAS.REFLEXIONAR MAS Y QUERERNOS MAS !QUE RIIIICO SERIA!!!!!    



» Post a Comment
 
   





© 2006 More sour than sweet | Blogger Templates by Gecko & Fly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.