<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d14972859\x26blogName\x3dMore+sour+than+sweet\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://sourerthansweet.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sourerthansweet.blogspot.com/\x26vt\x3d-5730850532426626755', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

More sour than sweet

Lo que me pasa entre que salí de la universidad y que decido qué demonios hago.
 

El mercado del gusto


Es mentira que no hay nada escrito sobre gustos. Prendo la tele y hay "expertos" que enseñan a peinarse a las dueñas de casa, o a sacarse partido. Uno abre el diario el viernes y salen críticos que dicen qué peliculas valen la pena, qué restoranes merecen una visita y qué es lo que hay que ver en televisión. El diario del sabado nos enseña no tan solo como deben ser nuestras casas, sino que muestra fotos de los que pueden arreglarnos la vida.
Hay una actitud de rebaño que me impresiona. Hablaba con un amigo italiano, que me decía que en su país todo el mundo opina si las cosas son bonitas (bellas) o feas (brutas). Aquí uno con suerte se encuentra con "está bien" o un "está mal", lo que viene a ser el equivalente a cero si uno pide un juicio. Hay susto a equivocarse. A salir con una polera que el resto pueda encontrar horripilante. Y la gente busca por otros lados certificaciones de gusto. Puede ser una camisa con un tipo jugando polo arriba del caballo, o un objeto que por ser comprado en Alonso de Córdova y pagar un sobreprecio, garantiza que es bonito. En mis primeros años universitarios trabaje en una tienda de ropa aspiracial en un mall donde me pagaban por comisión y obvio que yo recomendaba las prendas más caras antes que las que encontraba bonitas (que es lo mismo que pasa cundo uno pide a un mozo que recomiende un vino en un restorán). Curiosamente más de una vez me pidieron prendas que tuvieran la marca más grande inscrita. Y eran recisamene las que yo nunca me hubiera comprado.
No se la cantidad de veces que he oído de alguna amiga, que la misma ropa que se compra en un mall es la que se encuentra a mitad de precio en el Apumanque y a un cuarto en Patronato. Solo es necesario tener un ojo entrenado pra darse cuenta.
Es ese ojo el que la gente está externalizando y por el cuál está dispuesto a pagar. Antes el dejota era el tipo que ponía la lista de canciones que uno le pasaba. Ahora un va a una fiesta a escuchar lo que el tipo anda antojado de poner. Lo mismo pasa con los restoranes... uno va donde está el chef X. O uno se hace la casa con cierto arquitecto que se viste de negro y sale en la publicidad del Banco de Chile. Ya poco importa el trabajo en si. Si es publicado, y tiene difusión ha de ser bueno. Uno no se pregunta si todo lo que sale impreso es cierto. Hace falta un gran "El Mercurio miente". Me pasa aún hoy cuando llego a un lugar y pregunto de quién es la canción que suena. Más de una vez me he sorprendido detestando una canción pero cuando se que la toca una banda taquillera termino diciendo: "es buena esta canción".
La otra salida a eso es trabajar a favor de la corriente. Estudiar una carrera reñida con el gusto y ofrecerse al mercado. Es la eterna pugna que tienen, por ejemplo, los arquitectos de la vieja escuela. Ellos son de esperar que sean sus obras las que hablen por ellos. Y por eso no tienen página web, y por eso pocos tienen pega. Pero hoy por hoy, donde hay gente que está dispuesto pagar el sobreprecio que garantiza que algo es bonito (por ejemplo ) el que no entra en la rueda, muere pollo.
Yo por mi parte coincido con lo que me dijo una vez un enólogo cuando le pregunté por cuál era el mejor vino. Él me respondió que no hay recetas. Que el mejor vino es el que más me gusta. Sea de caja o en botella de cristal de Murano.... y sigo tratando de comprar los buenos vins en caja. A fin de cuentas... la calidad va por dentro, no?
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

At 9:29 AM, Blogger Cuqui said...

Qué buen post... y qué buena pregunta.
No sabría que decir al respecto, porque me considero parte del monton, pero que por la fuerza de las tallas de moda (38) me he visto obligada a ser diferente. JA.
Creo que hay que tranzar un poco la cosa... los extremos no son buenos, especialmente si tiendes demasiado al rebaño, porque ahí, ¿donde está uno?
me ha pasado que he caminado cerca de colegios y todas las cabras son iguales....
Me contó un pajarito que conoces a la Maguita Infante... es verdad????    



At 1:02 PM, Blogger Peblunk said...

son puros pelotudos ególatras que intentan mostrar que es lo bueno y lo sofisticado bajo sus puntos de vistas tan intelectuales y tan de buen gusto y que estan consumidos por la tontera colectiva que absorve a los mas desposeidos.    



At 3:49 PM, Blogger Miguelito said...

Estimada Cuqui: Confirmo los rumores ornitológicos.
Peblo: La gracia es transformarse en uno de esos pelotudos ególatras (pastores) a los que el rebañ sigue. Asi, si pones una línea de ropa con cualquier palabra + chic, te haces rico.    



At 4:52 PM, Anonymous Anonymous said...

Miguelito,
Te felicito,que gran articulo te mandaste,se nota que Tu Si sabes de la vida sin haberte nunca malaeado pues ya se que eres transparente, limpio y puro, pero que todo eso no te impide ser real y por sobretodo autentico ,yo se don de trabajaste y las cosas horrorosas que te pedia la gente de dinero.
Soy de los que cuando el logotipo es muy grande,me acerco y te quiero    



At 5:21 AM, Blogger Miguelito said...

wow. gracias anonimas.
B.    



At 5:44 AM, Blogger bárbara said...

Por eso que los mejores restaurantes son esas picadas que descubres en el momento menos esperado; las casas en que te sientes más a gusto son esas llenas de libros y cojines; las mejores canciones son esas que te traen recuerdos;las mejores películas son esas que te sacan una sonrisa por algo que sólo tú sabes. Por eso todo eso, Miguelito. Saludos! B.    



At 3:36 PM, Anonymous Berto said...

Miguelito:
Reflexionando más de lo que se puede creer en el tema llego a una conclusión que aparenta todo lo contrario... Para poder hablar sobre gustos, en definitiva, nos hace falta tener pelotas... Así de simple... Decir lo que nos gusta y ya, cosa que, lo reflejas muy bien en tu post, en Chile no se da...
"Sobre gusto no hay nada escrito porque nos faltan pelotas"... ¿te parece?
Un abrazo
Berto    



At 9:39 AM, Anonymous Anonymous said...

las mujeres no tienen pelotas...
pero si tienen opinion

cuando era chico era popular a los amigos les encantaba andar con migo
no andaba a la moda pero si era real
me acuerdo una vez de hablando de lo mas ordinario, de tapaduras de greda y esas cosas , alguien salio por ahy que era mas ordinario que usar bluejeans mr king , me rei tanto , y luego en la noche al sacarme los pantalones aparte de mis pelotas estaba la marca de mis jeans MR KING... ahy mismo me recage de la risa al otro dia me los puse orgulloso... era por fin un ordinario con clase
Gerardinsky    



» Post a Comment
 
   





© 2006 More sour than sweet | Blogger Templates by Gecko & Fly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.