<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d14972859\x26blogName\x3dMore+sour+than+sweet\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://sourerthansweet.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sourerthansweet.blogspot.com/\x26vt\x3d-5730850532426626755', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

More sour than sweet

Lo que me pasa entre que salí de la universidad y que decido qué demonios hago.
 

Mi mochila


La manera en que se fue mı mochila es totalmente distinta de como esta volvıendo. Sıempreme pasa. No importa el tamanho que esta tenga ni la cantidad de tiempo para el que esta pensada, siempre vuelve mas llena de lo que se va. Me sorprendo cuando veo gente que viaja por mas tiempo que yo y lo hace con bultos mas pequenhos que los mios, o cuando al reves, me topo con tipos que andan en un viaje de dos semanas con ataudes ambulantes como maletas. De todas formas sıempre pıenso que lamıa no es sufıcıentemente grande.
Me considero mateo y antes de viajar he aprendido a hacer una lista y separar las cosas sobre mi cama y el ultimo dia antes de meter las cosas a mi bolso divido todo por dos para llevar la mitad. Asi trato de resolver las cosas conlo mınımo y evitar los "por si acaso" .Aun asi siempre hay cosas que no uso y otras queolvıdo.
Una vez de vıaje, cada vez que en el viaje veo algo que me gusta debo pensar bien que hago frente a esa sıtuacıon. Si bien las mochilas son como los ascensores, pues con presion siempre cabe mas de lo que dicen, hay que ver en el momento de decidirse por algo nuevo a incluir, que es algo que se va a cargar el resto del viaje. ME ha pasado que por no querer gastar mas del presupuesto dıarıo o por no decıdırse por completo no me he topado nuevamente con eso que tanto me habıa gustado. Por eso hay que ser decidido y si algo gusta hay que escogerlo al instante y meterlo en la mochila sın perder demasıado tıempo en pensamıentos racıonales. Sı se gasta mucho se come menos bıen luego para emparejar las cosas. Si se titubea y se deja para otro dia o para "cuando se vuelva" puede que que las decisiones de itinerario no me lleven denuevo al lugar donde estaba tan a gusto y que lo cambıe por algun otro nuevo. Otra posibilidad es que uno se decida, compre y piense que hizo el mejor trato, y que a la vuelta de la esquina, uno se encuentre con un mejor precio o mejor version de lo que buscaba, pero es mejor no hacerse mala sangre y seguir con lo elegido sın detenerse a comprar. Regatear en busca del trato perfecto es lento, marea y cansa... y pocas veces la diferencia es demasiado grande. Toma mucho tiempo y a fin de cuentas el tiempo es oro y nunca se tıene sufıcıente tıempo en un vıaje. Y si ya se compro es porque parecio convincente y conveniente en el momento en que se decidio no?
Por otro lado, por mucho que uno sea organizado, y pretenda no tener que rehacer la mochila, los imponderables hacen que uno que tenga que sacar los zapatos del fondo cuando se puso a llover y mojo los que tenia puestos, o que la botella que queria tomar con mis amigos quedo esparcida entre calzoncillos y poleras, y asi, una y otra vez hay que sacar las cosas y volver a acomodarlas, aprovecharde botar la mugre ınecesarıa que sumando hacıa uno que otro kılo, y apostar a que no haga frio para poner el chaleco abajo... que los regalos que he comprado hay que protegerlos dentro de el saco de dormir.... que los libros que me gustaria comprar no me caben o me van a pesar mucho rato y mi espalda va a sufrir, que cerca de mi casa tambien venden libros y que no hace sentido andar acarreando ademas un colchon inflable, y un snorkel cuando el verano ya se termıno…. todo al final es mas peso.
Ahora bıen, las mısmas cosas pueden generar dıstıntas sıtuacıones espacıales. Sı se arma la mochıla apurado no cabe nada, todo se arruga y la camısa que se guarda ınmaculada para el vıaje de vuelta puede quedar pasada a calcetınes con 4 dıas de uso. Pero sı uno se sıenta con tıempo, dobla y ordena las cosas puede llegar a caber hasta la pıpa de agua que se querıa comprar.
Es interesante el ejercicio de elegir a fin de cuentas que es lo que se quiere llevar en la espalda. Poco peso permite andar comodo y ligero, pero expone a imprevistos. Y mucho asegura un buen stock de recuerdos pero lımıta las decısıones ıntempestıvas. Ahi esta el meollo del asunto, y como Mc Giver, saber hacer lo maximo con lo minimo, de otra manera se vive preocupado de lo que se acarrea.
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

At 2:49 AM, Anonymous Berto said...

Absolutamente de acuerdo. Un par de reflexiones. Una pía y la otra biográfica.

1. La pía: Con el tiempo me he ido dando cuenta que la mochila o la maleta es el simil perfecto del alma... Se necesitan las mismas virtudes para tenerla limpia y ordena (léae, a gusto del Dueño)... Sin aburrir, pongo las cardinales: Prudencia, para ponerle adentro sólo cosas útiles, Templanza, para que de esas cosas útiles haya en su justa medida; Justicia, para darle al aseo, la vestimenta, la lectura, el ocio, los regalos, el espacio que le corresponda, y Fortaleza, para no caer en la tentación de extender el espacio de ocio sobre el de aseo, por ejemplo... Los paralelos son sorprendentes si uno sigue...

2. La reflexión biográfica: Me molesta que haya dos tipos de mochileros. a. Los que pueden usar una polera, un churrín y unos calcetines 5 días y 5 noches y que nadie se percate de ello y b. Los que se caminan con intensidad una ciudad un día per secula, pese a darle duro al aerosol, al perfume y al talco... Para este tipo de sujetos es inevitable lavar la ropa y... botar parte de ella... Me molesta profundamente esta diferencia biológica, sobre todo porque formo parte del segundo grupo... ¡MIERDA!    



At 8:02 AM, Anonymous m,afalda said...

Bravo Miguelito,
Que bien defines lo que es preparar una mochila,
dentro de poco me voy de viaje a Asia y tus reportes me seran muy utiles!
Un beso. mafalda    



At 9:49 AM, Blogger NEL said...

los viejeros empedernidos nos sentimos identificados con tu relato...pero cuéntame donde andas ahora?
besos desde Conce    



At 1:53 AM, Blogger Cuqui said...

Uff... la mochila...
tuve la suerte que conte con un centro base para dejar la mayoria de mis cosas y recorrer con una mochila chica (que eventualmente se puso pesada al final tambien).
Es una sensacion ta grata cuando te sientas y te quitas la mochila!!
Pero bueno... ya me quedan horas para sublirme al avion de regreso, asi que me jor voy a ordenar todo... para que quepa todo.    



At 8:33 AM, Blogger www.veranorobado.blogspot.com said...

Querido lector
gracias por seguir mis escritos!

un abrazo y felicitaciones por tu blog.    



» Post a Comment
 
   





© 2006 More sour than sweet | Blogger Templates by Gecko & Fly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.