<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d14972859\x26blogName\x3dMore+sour+than+sweet\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://sourerthansweet.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sourerthansweet.blogspot.com/\x26vt\x3d-5730850532426626755', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

More sour than sweet

Lo que me pasa entre que salí de la universidad y que decido qué demonios hago.
 

fin de año... fin de la paciencia

Por fin se acabó. Realmente no daba más. Si bien aún las cosas siguen igual y el hecho de que las fiestas caigan en fin de semana, no hacen que varíe la vida laboral, ya no tengo más matrimonios por un buen tiempo. Realmente me ha hecho pensar si quiero seguir lidiando con niñitas de blanco histéricas. Desde el 15 de octubre hasta el fin de semana pasado, no he parado. Lo que significa llegar a la hora que llegan lo primeros tipos que se saltan la misa y quedarme hasta que los últimos tipos que llegaron después de comer, se tomaron 4 red-bulls y viven cerca de la fiesta se vayan. Es decir de 8p.m a 6a.m. Sumemosle que no soy bueno para dormir, y que con suerte llego a mi casa a las 7 a.m. y duermo 5 horas. Si a eso le añadimos que hay veces que es viernes y sábado, tenemos por resultado que en la oficina no funciono y que me recupero a la altura del jueves. Ni que hablar de salir con amigos en la semana... sinceramente no rindo. Y de ahí empezamos denuevo.

Entiendo que la gente no suele casarse muchas veces. y si lo hace, el megaevento es solo la primera (claro, que hablando de parámetros normales de mis clientes). Eso deviene en cuadros de histeria, que a estas alturas no estoy dispuesto a seguir aguantando, por mucho que la paga sea buena. Toda los servicios que se prestan para un evento así son comprobables. Puedes conocer el lugar donde te casa, el lugar de la fiesta, vas a probar la comida, vas a elegir las flores, escucharás al coro. pero el tipo de la música no te sirve que sea un producto comprobable (nadie qquiere pagar mucho dinero porque te pongan la misma música que el matrimonio del fin de semana. Además que las novias quieren que su matrimonio sea único. Al final son todos iguales. Y si estan ebrias, menos se acuerdan.


De ahí que cuando uno se junta con los novios tiene que convencerlos de que todo va a salir bien y que la música debe ser un itme menos en la lista de preocupaciones. Hay quienes llegan con toda la lista de música de sus ipod (40 hojas que no me molesto en hojear), otros llegan con ideas de que no quieren bailar axe, y otros -los mejores, a mi juicio- te dicen: "me encanta lo que haces, asi que libertad completa". Al final, para los tres tipos de casos, hago lo mismo, que es funcionar de acuerdo a lo que pasa en la pista.

Como hay muchos casos en que los novios se consagran a la organización perfecta del matrimonio, esto hace que el estado de nerviosismo crónico se traspase a la gente que contratan.

Todo este desvarío se demuestra en el último fin de semana. Tenía que poner música en el Hotel de Maitencillo en el matrimonio de una chilena y un francés. Me junté con ellos y se decidieron por mí. Les cobré bastante más que la otra opción que tenían. Dos meses después un primo de mi polola anuncia que se casa esa misma fecha. Siempre doy preferencia a los matrimonios a los que voy invitado que a los que trabajo. por sanidad mental (son los únicos momentos en los que estoy viendo a mis amigos), y por la sanidad de mi pololeo. Desgraciadamente firmé contrato con esta novia por lo que me vi en una situación personal compleja. Suelo funcionar con un primo (que es mi socio), y mis hermanos menores. Para mi mal, mi primo tenía otro matrimonio tomado para esa fecha, y el hermano que me sigue no se sentía preparado para hacerlo solo si bien pone música muy bien. Resultó que un mes antes del matrimonio se canceló el de mi primo. Llamé a la novia y le propuse un cambio, explicándole mi situación. Ella, sin muchas ganas (comprensibles), accedió a conocerlos. Quedó tranquila. Para colmo de males, la semana antes, murió el padre de mi primo, por lo que al saberlo, la novia se puso histérica. (totalmente comprensible). Hay que decir que mi hermano lleva como 6 años acompañandome, y ya estaba haciendo matrimonios casi completos. pero eso no tranquilizó a la novia. En resumen: Histeria, llamadas a mi oficina, con mi jefe respirándome en la oreja, alegando porque no me dedico a las cosas de la ofician, y yo tratando de apagar incendios sin tener que ir; llamados de hermanas mayores exigiendo respuestas serias, y yo a esas alturas con mis intestinos en la mano. En definitiva, tuve que ir a Maitencillo. No les explico la sonrisa con la que iba yo. Al final, la novia en un gesto de gran generosidad, me dijo en la fiesta que me agradecía el que hubiera ido y que me fuera. Que estaba tranquila. Llegué a las 2 am y mi polola estaba feliz. La fiesta de Maitencillo superó todas las expectativas que habían (duró más de 12 horas, y con un set mucho mejor elegido de lo que podría haberlo hecho yo)
Si a todo esto le agregamos que la novia del viernes llamaba dos días antes de su fiesta para decir: "te legó mi lista? a mi me encanta tu música pero me tienes que poner las cosas de la lista", y ella detallaba cosas como "tiempo de valz" de chayanne después del valz, lo que para mi fue como que me metieran un gol de fuera del estadio. Dentro de la lista, figuraba como "imprescindibles", Juan Antonio Labra y Juan Luis Guerra, gente muy respetable, pero que se merecen, a mi juicio, un merecido descanso en atención a sus largos años de servicio en matrimonios. Cosas como "Potpurri de Pandora", cosa que en mi perra vida he puesto. A esas alturas y con la paciencia colmada, le dije que su lista no era lo que habiamos conversado y que no es lo que yo hago. Pero que voy a tratar de hacer lo que se pueda, pues además no tenía esa música. (Francamente, los nombres de los cantantes, parecían más como de futbolistas centroamercianos, y ni mi polola, que es asidua a FM Dos los ubicaba). Cuando me preguntó, en su tercera llamada, del día, y por sexta vez si iba a poner las cosas de la lista, le dije que no era tonto, y que las 14 veces que me había preguntado, le había dicho que sí. Ella sin amilanarse, me dijo "ya, pero no te pongai pesado".
Poninedo las canciones pedidas (y escondido para que no me vieran), después de 20 minutos de baile, la novia manda el recado diciendo que no le haga caso a su lista y que ponga música más taquilla no más. Francamente no hay paciencia a estas alturas.
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

At 4:45 AM, Blogger Vero said...

Miguelito:
Te había respondido en mi blog, pero te cuento acá también. Me reí mucho con tus novias histéricas, pero puedo contarte, que no todas fuimos así y que yo me entregué al personaje que me puso la música sin condiciones y sin joder.
Y sobre el lindo de Tobías, te puedo decir que Pablo es mi marido y Tobías nuestro hijo, por eso las coincidencias.
saludos pascueros,
v.    



At 3:33 PM, Blogger edwardmartin8014 said...

I read over your blog, and i found it inquisitive, you may find My Blog interesting. My blog is just about my day to day life, as a park ranger. So please Click Here To Read My Blog    



At 4:51 PM, Blogger Jazz said...

Miguelito B: Hay que chicotear menos los caracoles. Más tranqui, sobretodo con las novias. Las chiquillas no tienen la culpa. Las mata la ansiedad de saber si realmente están tomando la desición correcta.    



» Post a Comment
 
   





© 2006 More sour than sweet | Blogger Templates by Gecko & Fly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.