<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d14972859\x26blogName\x3dMore+sour+than+sweet\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://sourerthansweet.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://sourerthansweet.blogspot.com/\x26vt\x3d-5730850532426626755', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

More sour than sweet

Lo que me pasa entre que salí de la universidad y que decido qué demonios hago.
 

Hang the DJ!


Partamos de la base que yo pongo música. Apreto botones. No hago música, por lo que no soy un dj propiamente tal. Pero lo hago como trabajo en matrimonios más que nada (que acá son eventos grandes. Digamos que promedian 500 personas).
He desarrollado con el tiempo y junto a mi hermano (quien trabaja conmigo) una habilidad para responder de manera similar a cómo se hacen las peticiones a quien llegue a la mesa de sonido. Así mientras los que llegan prepotente no reciben besos, mas los que llegan en buena honda siempre son escuchados. (Una vez llegó una tipa robusta, cuando la fiesta recien había empezado a decir que la música estaba "guateando en mala"... "en buena". y que debía imperiosamente poner "techno". A lo que respondía con un gruñido sin hacer caso. Cuando se acercó de nuevo a exigir lo mismo, le dije que había sido muy maleducada... que lo que me había dicho era equivalente a que yo le dijiera "lola... en buena, con ese vestido te ves gordísima". Se dio cuenta de lo amorosa que había sido y dejó de inflamarme las gónadas.
El tema es que este fin de semana me tocó la peor especie de los asistentes a un matrimonio... El diyei frustrado. El tipo que después de unos tragos, mientras baila, se acerca al que está poniendo música para pedir una canción que "pega con la que está sonando", sin importarle el dejar a su pareja botada. Son tipos que tras un par de comentarios de cortesía, y de mrarte profusamente los discos, te hacen un par de preguntas en las que quieren dejar claro que "saben". (Del tipo...¿Esa es la Denon 6000? ¿y que tal los scratch? ¿y como lee los mp3's? y así tantas otras. ¿Cómo los conozco a estos tipos? Porque yo era así... De lo más aguja. Vivía oyendo las mezclas, y cuando había una mala, no ponía problemas en manfestar con una cara de asco hacia el diyei que mejor hicera de buena manera lo suyo. El hecho de pololear y que mi polola no soporte feliz mi escapadas a la música me ha hecho recatarme. Hoy no me fijo mucho (ni anoto las mezclas para probarlas en mi casa.

Ahora bien: el fin de semana tuve problemas con los equipos (no sonaban como quería), y la gente de audio le echaba la culpa a mis discoos. Cada 37 segundos llegaba alguien (espero que de buena leche) a informarme que no sonaba bien. Lo que agradecía con una cara cada vez más tensa. Si a eso le sumamos las hordas de enanas insaciables de reggetón que pedían más y más (y yo había jurado no ponerlo nunca), Y si coronoamos con tipos que pedían cosas como "El tractor amarilo", se entenderá que mi paciencia ya no figuraba por ningún lado. Siempre vienen chicas guapas, que sarandeando lo suyo te piden cosas (pero las suele atender mi hermano, que al parecer es menos serio que yo).
Vayamos al grano. Un tipo me sacó de las casillas y me hizo caer en una discusión idiota. Primero llego en medio de una canción y me dijo, sin mediar un "hola" a decirme: "el León Santillán de los Cadillacs. Pega perfecto. Piénsalo". No le di mucha importancia a este Yoda de los djs. Un par de tragos más tarde, y cuando la fiesta se acababa (con "De vez en cuando viene bien" de Piero., me vino a pedir otra del mismo autor. Le dije que tenía solo esa y me dijo: "Mezclas pésimo". (Yo se que no, y es como que me saquen la madre) a lo que contesté un tierno "Y tu me caes muy bien". Le pregunté de qué estaba hablando. Me dijo "o sea.. tú no. tu eres seco, pero los otros dos huevones no cachan nada".
"Esos dos huevones, como les dices tú, son mi primo y mi hermano, asi que cuidado"
"No si tu eres seco, pero esos otros dos no saben." Y ahi se vino el clásico "yo también pongo música".
Ahí se fue calentando cada vez más la cosa. Me dijo que no podía cobrar lo que cobraba y no saber mezclar. (Solamente a ese precio puedo soportar a tipos como ese). Le dije que tenía dos opciones. O contratar a un diyei del Kamikaze, que mezcla 3422 veces mejor que yo, pero no se si hace bailar a tipos como mi entrevistador, o poner una empresa que me haga la competencia. Quizás debí ser más práctico e invitarlo a comerse un moco. No se me ocurrió.
Me di cuenta de lo pesado que uno es en esa situación... y juré no hacerlo nunca más en mi vida.... (el de hinchar a un dejota... no el de contestar a los asistentes en la forma que vengan.
« Home | Next »

» Post a Comment
 
   





© 2006 More sour than sweet | Blogger Templates by Gecko & Fly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.